¿Por qué la Inteligencia Artificial no sería nada sin big data?


Conozca las noticias y eventos nacionales
e internacionales de IDboxRT

abril 04, 2018

Artificial Intelligence

La Inteligencia Artificial (IA) es una de las fuerzas más transformadoras de nuestro tiempo. Podemos estar ante el gran debate sobre cómo afectará o transformará la Inteligencia Artificial nuestro entorno. Lo único que tenemos claro y todos podemos estar de acuerdo es que la IA no sería nada sin big data.

Aunque las tecnologías de la IA han existido durante varias décadas, es la explosión de datos, la materia prima de Inteligencia artificial, la que le ha permitido avanzar a velocidades increíbles. Son los miles de millones de búsquedas realizadas todos los días en Google las que proporcionan un conjunto de datos en tiempo real considerable y hacen posible las preferencias de búsquedas.

Cada año, la cantidad de datos que producimos se duplica y se predice que en la próxima década habrá 150 mil millones de sensores en red (más de 20 veces la cantidad de personas en la Tierra). Esta información es fundamental para ayudar a los dispositivos de Inteligencia Artificial a aprender cómo piensan y sienten los humanos, y acelera su curva de aprendizaje, y también permite la automatización del análisis de datos. Cuanta más información hay para procesar, cuantos más datos recibe el sistema, más aprende y, en última instancia, se vuelve más preciso. La Inteligencia Artificial ahora es capaz de aprender sin apoyo humano.

En el pasado, el crecimiento de la Inteligencia Artificial se ralentizaba debido a conjuntos de datos limitados, muestras representativas de datos en lugar de datos en tiempo real, de la vida real y la incapacidad de analizar cantidades masivas de datos en segundos. Hoy en día, hay acceso en tiempo real y siempre disponible a los datos y herramientas que permiten un análisis rápido. Esto ha impulsado la Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático y permitió la transición a un enfoque basado en datos. Nuestra tecnología ahora es lo suficientemente ágil para acceder a estos conjuntos de datos y evolucionar rápidamente en la Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático.

Big Data está potenciando la inteligencia artificial y el aprendizaje automático

El aprendizaje automático se define como una aplicación avanzada de la Inteligencia Artificial en máquinas y aparatos tecnológicos interconectados al darles acceso a bases de datos y hacer que aprendan cosas nuevas de manera autónoma y programada.

Estamos en el punto en que la capacidad de las máquinas para ver, comprender e interactuar con el mundo está creciendo a un ritmo tremendo y solo está aumentando con el volumen de datos que les ayuda a aprender y comprender aún más rápido. Big Data es el combustible que alimenta a la Inteligencia Artificial.

Una de las principales preocupaciones de la Inteligencia artificial es que reducirá al mínimo las necesidades humanas en todos los sectores de trabajo, ya que la mayor parte del trabajo será realizado por robots y dispositivos tecnológicos, mientras que la verdad está lejos de serlo cuando observamos el papel que juega el big data. El análisis de big data sentimental y emocional siempre requerirá inteligencia humana ya que las máquinas carecen de inteligencia emocional y habilidades de toma de decisiones basadas en sentimientos.

No hay Inteligencia Artificial sin Big Data ni Big Data sin Inteligencia Artificial

Dado que los seres humanos carecen de la capacidad de procesar y analizar millones de conjuntos de datos de forma rápida y eficiente, La IA llena el vacío procesando la información y dándole sentido. Lo que las máquinas pueden hacer en cinco minutos puede llevar días o semanas para que los humanos obtengan un resultado mientras siguen siendo propensos a errores humanos.

El Big Data tiene un enorme potencial para llevar las iniciativas comerciales al siguiente nivel. Mediante esta tecnología, las empresas pueden monitorizar mejor sus sistemas, hacer predicciones e implementar estrategias basadas en datos en toda su organización.

La Inteligencia Artificial completa la tarea que comenzó el big data.

Sin Inteligencia Artificial el big data sería agobiante y caótico. Pero al incorporar la Inteligencia Artificial en el análisis de big data, la tecnología se vuelve útil, lucrativa y tiene la capacidad de impulsar a las empresas hacia el futuro.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mejorar tu experiencia. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede configurar el uso de cookies u obtener más información aquí.